El episodio fue alertado por un efectivo de la policía local y luego la secretaria de la Niñez local denunció el caso y pidió la detención de la médica. La ley marca que la persona gestante «tiene el derecho a decidir acceder a la interrupción del embarazo hasta la semana 14 o los 3 meses de gestación».

Una médica de la ciudad de Tartagal, Salta, fue denunciada luego de practicarle un aborto a un joven, que transitaba el sexto mes de embarazo. Dicha denuncia se ampara en la ley 27.610 de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La misma expone en su artículo 4 lo siguiente: «Las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar, tienen el derecho a decidir acceder a la interrupción del embarazo hasta la semana 14 o los 3 meses de gestación». Sin embargo, a la joven se le practicó el aborto a los seis meses (22 semanas) de embarazo, el doble de lo permitido.

El denunciante fue Cristian González, un efectivo de la Policía de la provincia de Salta. Según pudo reconstruir el diario local El Tribuno, la joven se había presentado por su cuenta en el Hospital Juan Domingo Perón y sin que su familia tuviese conocimiento.

Tras hablar de su situación, solicitó la IVE o Interrupción del Embarazo, lo que se concretó el lunes 27 de agosto por la tarde. Luego de emitirse la acusación, fue acompañada por el padre de la chica junto con la secretaria de la Niñez Claudia Subelza.

Subelza sostuvo: «Cuando el papá de esta chica me llamó para contarme lo que iba a suceder lo llamé al gerente del hospital de Tartagal, Santiago Payo, y le pedí por favor que retrasen ese aborto porque queríamos hablar bien con la jovencita».

Acto seguido, agregó: «Lo hice por que el padre de la chica se quería hacer cargo del bebé por nacer. Pero Payo me respondió que ya estaba decidido y que la ley los facultaba. Traté de explicarle que la chica tenía muchas más que las 14 semanas de embarazo».Y concluyó: «Sin embargo Payo me respondió que eso era antes, ahora la ley se reformó. No puedo creer lo que pasó, yo tengo un hijo que nació con 6 meses de gestación y como mujer, como ser humano me duele en el alma no haber podido evitar este crimen».

El fiscal penal a cargo de la causa, Gonzalo Ariel Vega, consideró que existen motivos suficientes para que la médica intente evadir los requerimientos del proceso, como así también influir en testigos que pudieran surgir de la investigación.