Dos elefantas asiáticas que continúan en el Ecoparque de Mendoza concluyeron de manera exitosa el período de cuarentena para ser trasladadas por tierra a un santuario ubicado en el Mato Grosso de Brasil, informaron hoy desde la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial provincial.

Se trata de Pocha y Guillermina, que han residido por más de 20 años en un recinto subterráneo, y que en las próximas semanas se consolidará el trabajo para que ambas se sientan confortables en los contenedores que tendrán como destino final el Santuario de Elefantes Brasil (SEB), en el estado central de Mato Grosso.

“Está todo listo en cuanto a papeles y requerimientos sanitarios, todo está en regla para poder salir. Lo que estamos haciendo ahora es la parte final con los contenedores, que estén relajadas, que los vean y se sientan cómodas con ese proceso”, dijo hoy la directora del Ecoparque, Mariana Caram.

La funcionaria contó que la elefanta Pocha, la mamá de Guillermina, ya está habituada al contenedor, al que sube fácil y se queda un rato, mientras su hija va aprendiendo de ella”.

Las agencias gubernamentales involucradas y el personal del Ecoparque Mendoza coincidieron en que Pocha y Guillermina merecen tener la mejor de las vidas posibles y esto, sin dudas, es en el Santuario de Elefantes Brasil.

Dos especialistas, Ingo Schmidinger y Trish London, del Santuario junto con los cuidadores y los veterinarios del Ecoparque, trabajan con las elefantas en los comportamientos necesarios para su transporte al SEB.

Sobre el retraso de la partidas de las dos ejemplares, Caram explicó que fue “porque se está pasando por esta etapa que lleva tiempo, en las próximas semanas vamos a estar listos, vamos a esperar que Guillermina termine de sentirse absolutamente cómoda en los contenedores”.