El Pentágono dijo que 123 mil personas escaparon del país desde el 14 de agosto, pero admitió que EEUU no pudo evacuar a tantos como hubiera querido, antes de la salida de sus últimas tropas.

Hicimos historia”, festejó un líder talibán tras la retirada de los últimos soldados estadounidenses de Afganistán, tras 20 años de guerra. “Los veinte años de ocupación de Afganistán por Estados Unidos y la OTAN se acabaron esta noche”, proclamó Anas Haqqani, responsable del movimiento islamista.

“Estoy muy contento tras 20 años de yihad, sacrificios y dificultades, de tener la satisfacción de ver estos momentos históricos”.

El regreso de los extremistas al poder obligó a los occidentales a evacuar precipitadamente desde el aeropuerto de Kabul a sus ciudadanos y afganos que podían ser objeto de represalias de los talibanes, especialmente por haber trabajado para las fuerzas extranjeras.

El último Boeing C-17 Globemaster partió del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul, informó el general Kenneth McKenzie, comandante del Comando Central de Estados Unidos. “No evacuamos a todos los que queríamos evacuar”, reconoció, precisando que las evacuaciones se completaron “unas 12 horas” antes de la retirada final, pero que las fuerzas estadounidenses en el terreno estuvieron listas para sacar del país a cualquiera que pudiera haber llegado al aeropuerto “hasta el último minuto”.

“Aunque se completó la evacuación militar, continúa la misión diplomática para asegurar más ciudadanos estadounidenses y afganos elegibles que quieran irse”, agregó el general McKenzie. “Desde el 14 de agosto, durante un período de 18 días, aviones de Estados Unidos y sus aliados han evacuado a más de 123.000 civiles del Aeropuerto Internacional Hami Karzai”, agregó. Estas operaciones fueron ensombrecidas por un atentado suicida perpetrado el 26 de agosto por el brazo local del grupo Estado Islámico, que causó más de cien muertos, entre ellos 13 militares estadounidenses.