La tempestad de polvo levantado por el viento no sólo redujo la visibilidad a unos pocos metros, dificultando el tránsito en las rutas y en la ciudad, sino que transformó en irrespirable la atmósfera y una enorme incomodidad para estar al aire libre

La provincia de San Juan vivió este miércoles un día de verano, con temperaturas de 35 grados y apenas el 2 por ciento de
humedad, debido a un viento Zonda que registró ráfagas superiores a los 60 kilómetros por hora y causó incendios, caída de árboles y cortes de energía eléctrica.

El clima comenzó a cambiar este martes por la tarde, muy lentamente, pero sin viento fuerte y a primera hora de la mañana había 7 grados, lo que es inusual para la época invernal en esta región geográfica.

Pero a las 11, cuando había 14 grados, llegó el viento del oeste-noroeste que cambió radicalmente las condiciones meteorológicas y elevó la temperatura en 10 grados en menos de una hora.

A las 14, los registros del Servicio Meteorológico Nacional marcaban 31 grados y viento a 50 kilómetros en promedio horario, pero con ráfagas superiores a los 65 kilómetros.

Fuente: Telam