El Xeneize perdió 1-0 ante Estudiantes y sólo Rosario Central y Vélez tienen menos unidades, disputadas seis fechas. Radiografía de la crisis del club de La Ribera

Boca perdió 1-0 ante Estudiantes en La Plata y quedó a apenas un punto del sótano de la tabla de posiciones de la Liga Profesional: por debajo sólo aparecen Rosario Central y Vélez, con tres unidades. Con cuatro empates y dos derrotas en seis fechas, lejos está de aparecer en las posiciones que demanda su historia.

Pero además el rendimiento del elenco que conduce Miguel Ángel Russo dista de ser el ideal. Puede, a partir del compromiso físico y la concentración, bloquear las virtudes del rival, como ocurrió ante River en la serie por Copa Argentina, que ganó por penales. Pero se queda en la mitad del trabajo. Luego, le cuesta horrores la elaboración. No encuentra juego y tampoco resuelve desde el desequilibrio individual, como cuando contaba con Villa (en conflicto con el club), Salvio (lesionado) y Tevez (quien decidió cortar su vínculo con la institución).

Aquí, cinco datos que hacen sonar todas las alarmas en un Xeneize que busca (y no encuentra) resultados e identidad.

Boca convirtió apenas dos goles en estas seis fechas. Agustín Obando ante Unión y Torrén en contra (tras centro de Edwin Cardona), frente a Argentinos, fueron los autores de sus únicas conquistas. En este semestre, hay que sumarle que a River lo sacó de la Copa Argentina sin convertir y la serie ante Atlético Mineiro por la Copa Libertadores que perdió desde los 12 pasos tras sendos 0-0 (aunque en realidad le anularon mal dos gritos a instancias del VAR, uno en cada partido).

Números que hablan de la dificultad en la creación y en la definición. Con Nicolás Orsini lesionado, Russo apostó por Norberto Briasco, quien cumple con la función del N° 9 sin serlo. Cristian Pavón, en otra época solución, hoy solo ofrece su talento y velocidad en cuotas. Villa, dicho quedó, continúa en rebeldía. Y los vaivenes de Cardona post Copa América lo pusieron bajo la lupa.

Fuente: INFOBAE