El intendente de la Capital, Martín Llaryora advirtió este miércoles que la administración cordobesa quitará los «incentivos económicos» a aquellos trabajadores y trabajadoras del Palacio 6 de Julio que no quieran vacunarse contra el coronavirus. 

“Para nosotros tienen que estar todos vacunados. Tenemos que trabajar para que todo el mundo se vacune”, dijo el Intendente que ayer oficializó el lanzamiento de beneficios para los jóvenes de la ciudad que decidan inmunizarse y con su advertencia del miércoles se metió en una discusión en la que los industriales ya habían solicitado sanciones económicas para los trabajadores que no quieran acceder a sus vacunas. 

En la mañana del lunes, el titular de la UIC, Marcelo Urribarren, se acopló con el pedido de titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, que había manifestado su intención de no pagar los salarios a aquellas personas que no puedan concurrir a sus lugares de trabajo por no vacunarse. 

Llaryora es uno de los primeros mandatarios en avanzar con una decisión que se direcciona hacia ese tipo de sanción económica. “Vamos a tomar una decisión en medida de que cuando todos empleados ya tuvieron la condición de poder vacunarse, aquellos que no se vacunen les vamos a sacar incentivos económicos», adelantó este miércoles por la mañana. 

“Tenemos que trabajar para que todo el mundo se vacune para proteger las actividades abiertas”, dijo el Intendente que puso un plazo en la semana que viene. La medida alcanzaría a la totalidad de los trabajadores y trabajadoras del Palacio 6 de Julio, incluso a quienes venían realizando su actividad de manera remota. 

Fuente: La Nueva Mañana