Un decreto del mandatario provincial estalló en medio de la interna peronista.

Los coletazos de la interna entre manzuristas y jaldistas que estalló al momento de elegir el Defensor del Pueblo de Tucumán siguen generando repercusiones que salpican como esquirlas tanto a dirigentes como a funcionarios.

Ahora surgió una nueva secuela de la interna política que apunta contra una caja financiera que beneficiaba a las mutuales y que fue desactivada por decisión del gobernador, Juan Manzur.

Mediante el decreto 331/3 del 10 de marzo, el gobernador resolvió «dejar sin efecto los códigos de descuento otorgados oportunamente, sobre los cuales se efectúan retenciones en  los salarios a los empleados de la administración pública».

El artículo segundo dispone que los descuentos que mantienen vigencia son los obligatorios o de ley. Por ejemplo, los destinados al Sistema de Seguridad Social, las cuotas gremiales, los destinados a cumplir sentencias judiciales o embargos, y las pensiones alimenticias.

Además no se tocan los descuentos por cesión de haberes con instituciones financieras que tienen convenio con la provincia como es el caso de la Caja Popular de Ahorros.

En la Casa de Gobierno resaltaron que la decisión política respondió a un pedido que venían realizando los empleados estatales por los descuentos en sus haberes mensuales.

Fuente: La Gaceta