El protocolo planificado por el Arzobispado y el Poder Ejecutivo porteño permite un máximo de 20 asistentes, respetando el distanciamiento y utilizando tapaboca. Además, Nación autorizó nuevas flexibilizaciones en provincia de Buenos Aires y La Pampa.

El Gobierno Nacional confirmó este miércoles la habilitación de iglesias y templos para que puedan volver a realizar celebraciones en la Ciudad de Buenos Aires. El estricto protocolo, que fue confeccionado por el cardenal Mario Poli y el director general de Entidades y Cultos porteño, Federico Pugliese, establece un cupo máximo de 20 personas.

En el marco de una nueva etapa de la cuarentena, el jefe de Gobierno de la Capital Federal, Horacio Rodríguez Larreta, había anunciado el último viernes el retorno de las celebraciones religiosas de manera presencial. Durante el fin de semana, el Arzobispado de Buenos Aires distribuyó a través de la web las medidas de salud y prevención entre los responsables de impartir misas y otros ritos en el culto católico. Sin embargo, en el inicio de esta semana la autorización de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación no había sido publicada.

Si bien es una mera formalidad, la confirmación se hizo efectiva a través de la Decisión Administrativa 1738/2020 que fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial, en la que también se incluyeron otras flexibilizaciones al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

En el protocolo que se planificó se estableció que las celebraciones litúrgicas están habilitadas con un máximo de 20 asistentes “siempre que se cumpla con una ocupación de una persona cada 15 metros cuadrados en templos y/o establecimientos destinados a actividades religiosas”. Las personas deberán permanecer con barbijo o tapaboca durante toda su permanencia en el lugar y no podrán tocar imágenes ni cualquier otro objeto.

En el mismo texto publicado hoy en el Boletín Oficial, Nación oficializó en la Ciudad de Buenos Aires las habilitaciones para la gastronomía al aire libre (en espacios públicos o de los propios establecimientos), atención en consulta ambulatoria programada, tratamiento ambulatorio para rehabilitación de personas con discapacidad y guardias administrativas con atención al público en escuelas de gestión privada y universidades.