La «reapertura progresiva», implicará una flexibilización en varios puntos del país, a excepción del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde la apertura será menor. En cuanto al transporte público seguirá solamente para el uso de los trabajadores exceptuados .

El presidente Alberto Fernández  anuncio la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo en la quinta de Olivos, acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que gobiernan en los distritos donde se concentra más del 60% de los casos de coronavirus en todo el país.

En ese marco Fernández fue contundente al afirmar que «en el AMBA siguen las cosas como están hoy. Eso quiere decir que para habilitar comercios o industrias hay que pedirle permiso al Poder Ejecutivo Nacional».

En cuanto al rol que vienen cumpliendo los gobernadores respecto a la pandemia, Fernández dijo: «Su trabajo ha sido magnífico. Tengo la alegría de decir que estamos logrando los objetivos, pero no hemos ganado la batalla».

En el anuncio, el presidente hizo mención especial en cuanto al transporte público: «Sigue estando prohibido el transporte interseccional, salvo para quienes hacen los trabajos esenciales. En el resto del país, está en manos de intendentes y gobernadores según corresponda.

Y también agregó que «para las grandes empresas, como siempre hemos dicho, queremos que no se utilice el transporte público. Por lo tanto las empresas o industrias que quieran reabrirse deberán ocuparse del traslado de sus trabajadores hasta el lugar del trabajo. No podrán movilizarse por transporte público”.

Finalmente, sobre la extensión de la cuarentena, dijo: «Toda la Argentina salvo el AMBA pasa a la fase cuatro [nueva fase de reapertura progresiva]. Mientras que el AMBA sigue en la tres. Esto no es ni un avance ni un retroceso, es trabajar con seriedad. La densidad poblacional en el AMBA es muy grande y todo es más complejo. Y si en algún momento los resultados se invierten, volveremos para atrás».