El Gobierno dispuso cambios para viajar, como una ocupación máxima del 60% y el retiro de cortinas en las unidades.

A partir de mañana habrá cambios en el servicio de combis, con medidas para reducir potenciales contagios de coronavirus. Los vehículos podrán estar ocupados hasta un límite de 60% y se deberán sacar las cortinas.

Las medidas se comunicaron a través de la resolución 107/2020 del ministerio de Transporte, en las que se determinaron una serie de «recaudos» a la hora de usar este servicio.

Habrá «una ocupación máxima del 60%». Además ratificó que los pasajeros deberán tener el certificado que los habilite a circular y cubrirse la nariz, boca y mentón.

En las unidades se tendrán que retirar cortinas o elementos de tela «que pudiesen retener el virus en su entramado, con excepción de aquellos utilizados en los tapizados de las butacas y laterales de los vehículos».