Wilson Witzel, el gobernador de Río de Janeiro, uno de los estados más afectados por la pandemia de coronavirus en Brasil, anunció este martes que está infectado, mientras el gobierno de Jair Bolsonaro reportó que el total de casos confirmados roza los 25.000 y los muertos por la pandemia se acercan a los 1.500.

Además, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, descartó este martes que esté pensando en irse del gobierno y volvió a lanzar críticas veladas a Bolsonaro por su subestimación de la pandemia.

«Seguimos trabajando, sabiendo el tamaño de la responsabilidad y debemos ser celosos sobre cómo se presenta el virus; la ciencia es nuestra luz, nuestro enemigo es el coronavirus, vimos como grandes sistemas de salud cayeron», aseguró el ministro en una conferencia de prensa.

El domingo pasado, Mandetta había dicho al canal O Globo que los brasileños no sabían si creerle al presidente o al ministro de Salud, porque tienen dos discursos muy diferentes.

En medio de la creciente tensión dentro del gobierno, el brote de coronavirus sigue escalando en el país. Un último reporte del Ministerio de Salud de Brasil informó que el número de contagiados alcanzó los 24.920 y los muertos, 1.489. En las últimas 24 horas se registraron 1.490 nuevas infecciones y 161 muertes, según la agencia de noticias ANSA.

La situación más crítica sigue concentrándose en el estado de San Pablo, donde hoy se registraron 87 fallecimientos, lo que elevó el total a 695.

Fuente: Minuto Uno