El presidente de la Asociación Hotelera de Villa Carlos Paz y el intendente de La Granja analizaron la situación de la falta de agua ante la inminente llegada de turistas.

La falta de lluvias y la crisis hídrica se hacen sentir en la provincia de Córdoba con un lago San Roque en una de sus bajantes históricas y los ríos y arroyos con apenas un hilo de agua. 

La situación es crítica de cara a la inminente llegada de turistas por el comienzo de la temporada. 

Al respecto, Leonardo González, presidente de la Asociación Hotelera de Villa Carlos Paz, dijo que por el momento «están bien» y que aún el impacto «no ha afectado la prestación de servicios y mucho menos el ánimo de la gente».

«Están previstas algunas lluvias y ojalá que llegue el nivel de agua para mejorar el río», señaló a modo esperanzador.

En ese sentido, dijo que la sequía no afecta las piletas de los complejos turísticos o casas de alquiler en Carlos Paz, porque el agua no se renueva permanentemente sino que «se mantiene en buenas condiciones con un recambio mínimo y una reposición mínima».

«Si una pileta tiene buen mantenimiento puede brindar servicio durante toda la temporada», aclaró.

En cuanto a las tarifas y la oferta de alojamientos dijo que hubo aumentos acorde a la inflación. «Tenemos precios de alojamientos desde lo más accesible a otros muchos más caros. No somos un destino caro o que cometa abusos. La mayoría creo que estamos con precios acordes a los tiempos que estamos corriendo», afirmó.

Por su parte, Carlos Ambrosich, intendente de La Granja, dijo que «va a afectar y mucho la falta de precipitaciones en las cuencas». 

«Estamos en situación muy complicada porque nuestras fuentes de provisión de agua se han agotado y es muy escaso lo que se puede extraer y va a ser un comienzo de temporada complicado y dependeremos si o sí de las lluvias», anunció.

Fuente: Cadena 3