Personal de Policía Ambiental allanó dos domicilios en Villa Carlos Paz, donde recuperó del cautiverio a 82 aves pequeñas y un pichi llorón, y secuestró 24 jaulas y cuatro tramperos. Los ejemplares fueron trasladados a la reserva Tatú Carreta en Casa Grande para realizar la cuarentena sanitaria correspondiente.

Oficialmente se informó que a las viviendas se ingresó mediante orden de allanamiento y que los operativos contaron con la colaboración de agentes de la Policía de la Provincia.

Las especies rescatadas fueron: semillero, cardenal copete rojo, brasita de fuego, pepitero gris, jilguero, misto, reinamora, carpintero blanco, zorzal colorado, zorzal chiguanco, rey del bosque, soldadito, Luisito, capuchino canela, siete vestidos, corbatita, corbatita domino, tordo renegrido, piquito de oro y chingolo.

En Cosquín, en tanto, el Ministerio de Coordinación recibió mediante entrega voluntaria dos zorzales chalchaleros que también fueron trasladados a la reserva de Casa Grande.

Adrián Rinaudo, secretario de Policía Ambiental, explicó que en la reserva Tatú Carreta les brindarán a las especies recuperadas asistencia primaria y que luego realizarán el proceso de cuarentena sanitaria obligatoria para finalmente definir si pueden regresar a la naturaleza.

Todas las aves recuperadas del cautiverio se encuentran protegidas por la normativa ambiental, ya que son silvestres y está prohibida su tenencia, comercialización y/o traslado», explicaron desde el Gobierno provincial.

Policía Ambiental recuerda a los ciudadanos que pueden realizar denuncias de manera anónima por infracciones ambientales como mascotismo de fauna silvestre, intervenciones sobre bosque nativo, vertido de efluentes, basurales, desvío de cauces de río y todo tipo de situación que pueda afectar a los recursos naturales.