El hecho ocurrió en el Pirayuí, barrio de la capital provincial, durante un torneo interzonal entre tres equipos. El oficial quiso amenazar a sus rivales.

Un policía de Corrientes perdió un partido de fútbol, sacó su pistola reglamentaria y disparó al menos una vez para amenazar a algunos miembros del equipo rival. El hecho comenzó con un altercado entre dos personas, al que luego se sumaron otros asistentes y jugadores.

El incidente ocurrió este sábado en una cancha del asentamiento del barrio Pirayuí, de la capital provincial. Allí se disputaba un torneo amateur entre tres equipos de distintas zonas.

El efectivo policial fue identificado con el apellido Caballero y su cargo es el de sargento ayudante. Al momento del partido, el agente se encontraba fuera de servicio.

Una joven de la cual se desconoce la identidad fue quien posteriormente realizó la denuncia en la Comisaría 20º de la Capital y acusó al policía por “abuso de arma”.

Varios vecinos aseguraron que no es la primera vez que sucede un hecho similar. Por su parte, desde la Policía de Corrientes confirmaron que se iniciaron acciones sumariales contra Caballero.

Fuente: TN