La Sala 5 del Tribunal del Juicio sentenció a un policía de 36 años a la pena de siete años de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una menor de edad.

El fiscal Penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual (UDIS), Rodrigo González Miralpeix, representó al Ministerio Público Fiscal durante el juicio.

En septiembre de 2018, la madre de la menor de edad, que presenta retraso madurativo y problemas auditivos, radicó una denuncia asegurando que, cuando su hija se encontraba sola en la calle, el acusado, que es amigo de la hermana, la abordó y la subió a su auto con la excusa de invitarla a tomar un helado. Ya en el vehículo, el hombre abusó sexualmente de ella.

Durante su declaración en Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), la víctima corroboró lo sucedido y el cotejo genético entre las prendas e hisopados de la niña con las muestras obtenidas del imputado, arrojó resultado positivo.

Luego de analizar los informes médicos, psicológicos, testimonios, y la declaración de la propia víctima, el fiscal González Miralpeix elevó el pedido de juicio, instancia que finalmente se llevó a cabo días atrás.

Tras la condena, la jueza Gabriela Romero Nayar, ordenó se proceda a la extracción de material genético por el Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, previa asignación de datos del Dato Único de Identificación Genético (DUIG) y su posterior incorporación en el Banco de Datos Genéticos.