Francisco mantuvo una reunión con el embajador Alexander Avdeev durante más de media hora, en la sede diplomática ubicada a escasos metros de la Plaza San Pedro. La Santa Sede había pedido que se evite por todos los medios «la locura» de una nueva guerra.

El papa Francisco visitó este viernes la embajada rusa ante el Vaticano, donde se reunió con el embajador Alexander Avdeev para intentar mediar en el conflicto entre ese país y Ucrania, desatado tras el ataque a gran escala de Moscú de la madrugada del jueves y manifestó su «preocupación por la guerra».

El pontífice estuvo durante más de media hora en la sede diplomática de Vía della Conciliazione 10, a metros de Plaza San Pedro, luego de que la Santa Sede pidiera este jueves que se evite «la locura» de la guerra.

El pontífice, plantearon fuentes vaticanas, fue a manifestar su «preocupación por la guerra».

La postura pública de la Santa Sede, por el momento, viene expresada a través del secretario de Estado Pietro Parolin, quien el jueves planteó que aún hay «espacio para la negociación» incluso después de lo que llamó, sin rodeos, un «inicio de las operaciones militares rusas en territorio ucraniano».