Roberto Munives estaba también al frente de la patrulla de la montaña. Sin embargo, su esposa hizo cima junto a él sin cumplir con los requisitos.

Las autoridades mendocinas decidieron este martes echar al jefe de la Policía de la provincia, Roberto Munives, luego de que trascendiera que su pareja había ascendido al Aconcagua sin contar con el pase sanitario.

El escándalo se desató durante el fin de semana cuando se conoció que el oficial -quien por su cargo era además jefe de la patrulla del Aconcagua- había realizado una expedición junto a su esposa, Mónica Delsouc, quien no contaba con el certificado de vacunación contra el coronavirus. Un requisito fundamental para ingresar al Parque Provincial.

«Lo que sucede es hace tres meses salí de un tratamiento oncológico. Y me pusieron una vacuna y como me produjo una reacción me suspendieron el esquema. Me hice un PCR antes de subir», había justificado la señora al ser consultada por el diario El Sol, tras verse envuelta en la polémica.

Y agregó sobre la cumbre que realizó con motivo de lucha contra el cáncer de mama: «Me parece doloroso que me llamen para hacerme este planteo y no para la causa en sí que ha sido esta expedición que me costó horrores. Esto fue humanitario”, dijo.

No obstante, por haber incumplido la norma, el Gobierno Provincial informó la decisión de despedir a Munives de su cargo. Una medida que fue confirmada por el propio ministro de Seguridad mendocino Raúl Levrino, quien señaló que fue él quien le solicitó la renuncia.

«La Policía tiene que dar el ejemplo en el cumplimiento de todas las normas provinciales: para ingresar al cerro Aconcagua hay que tener un esquema completo de vacunación e hisopado», advirtió el funcionario en una conferencia de prensa.

Y continuó: «Por eso entendimos que lo mejor es solicitarle la renuncia (a Munives) en efecto de ponerse a disposición de la Justicia y los organismos que correspondan», dijo asegurando que tanto el gobernador Rodolfo Suárez, como el vice Mario Abed, lo apoyaron.

Fuente: Clarín