Luana Ludueña había demandado a Diego Concha, exdirector de Defensa Civil, por abuso sexual y violencia de género antes de ser encontrada sin vida. “Yo puedo morir de frío y afuera es verano”, había dicho.

La muerte de Luana Ludueña, la bombero voluntaria que había denunciado por abuso sexual al exdirector de Defensa Civil de la provincia de Córdoba, Diego Concha, generó una gran conmoción en la provincia. Mucho más cuando se conoció -durante la mañana del viernes- que fue la joven quien decidió quitarse la vida.

La mujer de 25 años compartió una imagen vestida de bombero junto su perro de búsqueda, con quien transitaba sus jornadas laborales. “Hay momentos para todo, pero nunca todos van a estar ahí en cualquier momento”, redactó.

Luego continuó: “Y ya ves que las cosas no son siempre como las pintamos, yo puedo morir de frío y afuera es verano”.

Luana completó: “Mejor desde cero que decir desde nunca. Saname las heridas, saname la vida”.

Su cuenta de Instagram permanece en privado tras su deceso. En su biografía, la oriunda de la localidad de Pilar, había escrito: “Luchando mil batallas por dentro, con algunas sonrisas por fuera”.

Luana completó: “Mejor desde cero que decir desde nunca. Saname las heridas, saname la vida”.

Su cuenta de Instagram permanece en privado tras su deceso. En su biografía, la oriunda de la localidad de Pilar, había escrito: “Luchando mil batallas por dentro, con algunas sonrisas por fuera”.

El letrado remarcó que, por este motivo, solicitará que se modifique la carátula y que se aplique el antecedente Sathya Aldana por “homicidio en ocasión de abuso sexual y perpetua, una sanción ejemplar para este hombre”.

Ludueña tenía un perro para búsquedas en situaciones de catástrofes y, además de su labor como bombera, trabajaba en un vacunatorio contra el COVID-19 de la ciudad capital.

El 10 de enero denunció haber sido intimidada para cambiar su declaración
Su pasión por su trabajo era tal que hasta sus últimos días buscó ingresar al ETAC (Equipo Técnico de Acción ante Catástrofes). A pesar de haber cumplido con todos los pasos para su admisión, fue un problema de salud el que le impidió entrar.

Nayi indicó que el 10 de enero, en plena feria judicial, la joven denunció que estaba siendo “intimidada por otro bombero y sospechaba que tenía vínculo con Concha y que la idea era hacerle cambiar su declaración”.

La joven tomó la decisión de quitarse la vida el jueves al mediodía. Luego de ser encontrada en su casa fue internada en grave estado en el Hospital San Vicente Paul Villa del Rosario. En la mañana del viernes confirmaron su fallecimiento.

Fuente: TN