El partido entre el Bayern Múnich alemán y el FC Barcelona, correspondiente a la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones en la que el equipo español se juega el pase a octavos de final, se jugará finalmente a puerta cerrada después de que el estado de Baviera haya decidido cerrar los estadios a partir de este sábado.

El gabinete de gobierno bávaro, ante el repunte de casos positivos por el coronavirus, ha decidido que todos los partidos de fútbol en este estadio se lleven a cabo sin espectadores por el momento. La decisión se aplica a partir de este sábado y afecta a todos los «deportes profesionales», según dijo el Primer Ministro del estado de Bavaria, Markus Soeder, en una conferencia de prensa.

Soeder no apuntó hasta cuándo se aplicaría esta norma, pero ya había indicado previamente el final del año como fecha prevista, siempre a la espera de cómo se vaya desarrollando la pandemia de coronavirus, pero el propio club blaugrana confirmó en sus redes sociales que el duelo de este miércoles se jugaría sin público en el Allianz Arena, una pequeña ‘ayuda’ de cara a sacar la victoria que le mete en octavos de la Champions sin depender de nadie.