Ocurrió en la localidad de Colonia Libertad, Corrientes, donde el operativo de quema de 7.000 kilos de marihuana tuvo que ser cancelado porque el olor afectaba a los vecinos.

Gendarmería y Prefectura realizaban este lunes en un aserradero de Corrientes una quema de toneladas de marihuana incautada, pero el operativo tuvo que ser suspendido debido a que los efectos del humo afectaban a los vecinos del pueblo.

El episodio se registró en la localidad de Colonia Libertad, cerca de Monte Caseros. Según informó diario Clarín, los habitantes se quejaron por los efectos del humo que avanzaba sobre sus casas y temían que generara consecuencias en su salud.

Tras el episodio, desde la Municipalidad explicaron que no habían autorizado la destrucción de la droga en los hornos del aserradero. “El jueves de la semana pasada un comandante de Gendarmería nos comunicó que se iba a realizar la destrucción de drogas en el aserradero del pueblo pero nosotros nunca autorizamos ese procedimiento”, se quejó el intendente, Roberto Fracalosi.

“Ningún habitante del pueblo tuvo que recibir atención médica, pero esto alteró a todos. La principal queja era por el humo que invadía todas las casas. Nosotros desconocemos las consecuencias que puede traer el humo sobre la salud y por eso pedimos que se suspenda (la quema) y se contemple la posibilidad de hacerlo en otro lado”, explicó el intendente.

El operativo comenzó el lunes de esta semana en Colonia Libertad, un pequeño pueblo con poco más de 2.000 habitantes. Allí se pensaban quemar 7.000 kilos de marihuana, pero debido a las ráfagas de viento, el humo invadió al pueblo.