En un referéndum, un 63 por ciento de votantes aprobaron una ley que impone un certificado especial que permite el acceso a eventos públicos y otras reuniones solo a los que se han aplicado la vacuna o recuperado del coronavirus o tienen una prueba negativa.

Los suizos aprobaron este domingo en un referéndum una ley que impone un certificado especial de Covid-19 que permite el acceso a eventos públicos y otras reuniones solo a los que se han aplicado la vacuna o recuperado del coronavirus o tienen una prueba negativa.

Según proyecciones estadísticas y tal como anticipaban los sondeos, una amplia mayoría de hasta un 63% de los votantes dio su «sí» a la ley, informaron los medios del país europeo.

El referéndum se celebró en un momento en que una nueva variante del coronavirus, calificada de «preocupante» y designada Ómicron por la Organización Mundial de la Salud (OMS), volvió a poner al planeta en estado de alerta.

Como señal de inusuales tensiones en Suiza, la policía bloqueó este domingo la plaza frente a la sede del Gobierno y del Parlamento en Berna, en previsión de manifestaciones, informó la agencia de noticias AFP.

Los sondeos ya auguraban que la población iba a aceptar la ley, pero los opositores a las vacunas y al pasaporte Covid organizaron numerosas manifestaciones en las últimas semanas, a veces prohibidas y salpicadas de violencia.