La mujer quería aprovechar una promo de 2 x 1 y se sometió a dos sesiones para tener color. Debieron internarla.

Una joven tomó dos sesiones de cama solar en un establecimiento del barrio de Villa Pueyrredón y terminó deshidratada y con su piel quemada. Debió ser internada.

“Lo cuento porque de verdad la estoy pasando muy mal. Es insoportable el dolor, tengo el 90% del cuerpo quemado en carne viva. No puedo dormir, ni sentarme, ni siquiera puedo parpadear porque me queme hasta los párpados, no puedo vestirme sola”, detalló.

Según relató, se acercó a un solarium donde había una promoción de “dos por uno”, la cual podía ser utilizada por una misma persona o dos. Ella decidió hacer ambas sesiones, aunque le advirtieron que “iba a quedar un poco roja”. Tenía un casamiento el sábado y consideró que el enrojecimiento se le iba a pasar en dos días.

Paula ya había ido en otras oportunidades a camas solares pero aseguró que jamás le pasó algo como lo que le ocurrió esta vez.

Cuando salió del solarium todo estaba bien, pero dos horas después su piel comenzó a ponerse muy colorada. “A las 3 horas tenía fiebre y temblaba como si hicieran 10 grados bajo cero. Me bajaba la presión, quería vomitar, no podía tomar líquido ni comer”, contó la joven.