En su denuncia, Christopher Rodríguez admitió ser obligado a «ahogar, asfixiar y/o degollar» a crías de tigres y leones. Incluso, se le llegó a pedir que descuartizara caballos y vacas para que sirvieran de alimento para los felinos.

Un exempleado del zoológico de Luján reveló el miércoles 10 de noviembre que el dueño del establecimiento para animales obligaba a los trabajadores que tenían a su cargo a, entre otras cosas, asesinar cachorros de tigre y de león cuando éstos nacían.

En un informe de Telefe Noticias, Christopher Rodríguez denunció: “Cuando nacían, nos daban la orden de matarlos. Me mandaban a matar a los cachorros de felinos, de tigres y leoncitos. Si había una reproducción, el primero que lo viera tenía que matarlo”.

Bajo la misma línea, Rodríguez, quien fue despedido por manifestarse en contra de aquellas prácticas, detalló: “Terminaban ahogándolos en un balde con agua, o los agarraban del cuello y los asfixiaban, o con una cuchilla los degollaban”.

Sobre las condiciones de hacinamiento en el zoológico, remarcó: “Los felinos estaban apretados, en un solo lugar. Las jaulas, en malas condiciones y con mucha sobrepoblación». En consecuencia, recibieron la orden de «separar a los machos de las hembras». «Nos dijeron que no tenía que haber más reproducciones”, relató el exempleado y agregó: “Ellos nunca les hicieron caso. Dijeron que les daban anticonceptivos y todas esas cosas, pero jamás les hicieron eso. Nunca les importó”.

«Si tenían cría, le sacábamos los cachorritos recién nacidos. Agarrábamos en una pieza, donde encerrábamos a los animales, cruzábamos de jaula a las madres con un pedazo de comida y cerrábamos para dejar solos a los cachorros», precisó.

El hecho es investigado por una fiscalía de Luján y activistas reclaman por el cierre definitivo del establecimiento. Asimismo, el expediente incluye fotografías y videos aportados por Rodríguez, que dan cuenta de otras de las tareas que debía realizar.