Según la versión del intendente de Funes, Rolvider Santacroce, la pavimentación del tramo que coincide con el domicilio del candidato de Juntos, Ignacio Rímini, debió de posponerse porque «hay obras hídricas licitadas en esa zona».

Un intendente en la ciudad de Funes, muy cerca de Rosario, fue acusado de dejar sin asfaltar un pequeño trame de una calle. El tramo exacto que no fue repavimentado se encuentra precisamente frente al domicilio de un candidato opositor. El episodio fue tomado como una «chicana».

El «incidente», que tuvo lugar en la localidad santafesina de Funes, se dio a conocer a lo largo del lunes 7 de noviembre y tuvo como protagonistas a dos individuos: el intendente justicialista Rolvider Santacroce y el candidato a concejal de Juntos, Ignacio Rímini.

Ante lo ocurrido, Rimini realizó los comentarios pertinente a través de su cuenta de Twitter y cuestionó las intenciones de Santacroce: «Esta clase de actos siempre vienen de quienes pretenden eternizarse en el poder, creyéndose dueños del Estado».

Cuestionado también por presuntamente oponerse al proyecto comunal de obra pública, aclaro fehacientemente que «cuestionar la falta de planificación y el cortoplacismo de los planes a poner en marcha no significa oponerse al crecimiento».

Finalmente, procedió a definir lo sucedido como “un acto infantil”, lo consideró «un vuelto por nuestro rol opositor” y coronó su participación en redes sociales confirmando la presentación de la respectiva denuncia en la Justicia.

Frente a las acusaciones, Santacroce habló en Radio 2 y aseguró que la denuncia es sólo una «chicana política». En cuanto al vínculo entre la falta de pavimentación y residencia del candidato, aseveró: «Lejos estoy de llevar adelante una propuesta de este estilo». (Perfil)