Enfurecido, les dio una charla de no más de 10 minutos. Después, ningún jugador habló con la prensa.

La derrota de anoche de Boca en La Bombonera por 1-0 frente a Gimnasia fue un golpe en el mentón para el elenco Xeneize. Muy sentido por la dirigencia, principalmente por Juan Román Riquelme que hizo bajar a todos los jugadores del plantel para que volvieran al vestuario. El hecho de ser considerado uno de los equipos más populares y “grandes del fútbol argentino, y que se haya quedado fuera de los lugares para la Copa Libertadores 2022 enfureció a Román.

El enojo viene principalmente por ver a un equipo que no encuentra consolidar un buen funcionamiento en el campo de juego. Pese a no poder conseguir el empate frente al elenco del Parque platense, hubo un cambio de actitud con respecto al mostrado frente a Vélez, partido con el que sufrió por 0-2 y la consecuente marginación de los puestos de privilegios.

Ante Gimnasia, Boca sumó su segunda derrota en lo que va del torneo.

El vicepresidente e ídolo de Boca salió de la reunión, la cual según trascendió duró 10 minutos, sin emitir comentarios. Lo mismo que los jugadores, que volvieron al micro sin dar declaraciones a la prensa.

Habrá que ver el efecto del sacudón, porque este miércoles el elenco conducido por Sebastián Bataglia se enfrentará a Argentinos Juniors en el Malvinas Argentinas, por las semifinales de la Copa Argentina, cuyo ganador obtendrá pasaje directo al torneo más importante del continente. El partido comenzará a las 21.10, y será televisado por TyC Sport.