Lionel Messi no está bien físicamente y en el partido entre el París Saint-Germain y el Lille quedó demostrado. El delantero fue reemplazado en el entretiempo y le dejó su lugar a Mauro Icardi. Preocupación extrema a 18 días para el clásico entre Argentina y Brasil.

Las alarmas se encendieron este jueves cuando el futbolista se ausentó al entrenamiento por una molestia. El entrenador del PSG, Mauricio Pochettino, dijo: “Vamos a evaluarlo y veremos si puede estar para jugar”. Evidentemente no estaba listo para saltar al campo de juego.

En los 45 minutos que disputó ante el Lille se vio un Messi atípico: desconectado de sus compañeros, con escasa participación y muy errático cerca del arco rival. Ni siquiera salió al campo de juego para disputar la segunda mitad.