El antropólogo Juan Nóbile, quien encabeza el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense, explicó a Télam que se detectó toda una serie de rasgos en la superficie del campo San Pedro, y lo que se está haciendo es «chequear esos rasgos con excavaciones, con retroexcavadoras y palas».

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) realiza desde esta semana excavaciones en busca de restos óseos de víctimas de la última dictadura cívico militar en un campo de entrenamiento militar situado a 50 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, tras haber escaneado el terreno con un sistema tridimensional que detectó posibles huellas.

Así lo informó el antropólogo Juan Nóbile, quien encabeza el trabajo del EAAF en el Campo Militar San Pedro, donde en 2010 se halló una fosa común con restos de ocho desaparecidos desde 1977, entre los que fueron identificados María Esther Ravelo, Gustavo Pon, María Isabel Salinas, Carlos Bosso, Oscar Winkelmann y Miguel D’Andrea.

En una entrevista con Télam, Nóbile explicó que «en julio pasado se hizo un vuelo con el sistema LIDAR, que permite escanear la superficie del terreno más allá de la vegetación, y al ser tridimensional es utilizado para distintos tipos de obras, incluso para detectar sitios arqueológicos».

«Con ese sistema se detectó toda una serie de rasgos en la superficie del campo San Pedro, y lo que se está haciendo ahora es chequear esos rasgos» con excavaciones de distintas dimensiones, con retroexcavadoras y palas.

Nóbile explicó que a partir del vuelo «se hace un análisis procesal por distintos tipos de software, y luego una planimetría que ubica los lugares de interés para explorar». «En esta etapa lo que estamos haciendo es explorar esos lugares de interés, lo que se llama rasgos o huellas, y viendo si son compatibles o no con una posible fosa, para determinar presencia o ausencia de materiales de interés para la causa», añadió.