Con mucha emoción, la periodista retornó a su ciclo de A 24, al que no asistía desde antes de las PASO

“Muchas gracias a todos por la hermosa energía. Cuanta emoción, Dios mío”. Con este mensaje en su cuenta de Twitter, escrito cuatro horas antes de la hora señalada, Viviana Canosa culminó su cuenta regresiva palpitando su regreso a la televisión. A las 18, abrió Viviana con vos, su programa de A 24 después de 27 días alejada de la pantalla.

A las 18 en punto, Viviana volvió a su ciclo con alegría y bailando: “Muchísimas gracias a todos, no tengo nada preparado voy a improvisar”, señaló, y pidió que bajaran la música para ponerse, ahora sí, más seria. “Qué extraño que es volver, que agradecido que estoy con todos ustedes. Fueron semanas, días, muy, muy difíciles”, explicó, mientras buscaba las palabras. “Fue la primera vez en mi vida que no me importaba el qué dirán. Que no me importaba que mintieran acerca de mi vida, que me operaran. Sentí que era el momento de conectar conmigo por primera vez”, señaló.

Luego, respondió lo que todos esperaban. El “qué pasó”. Y su respuesta fue lapidaria. “Pasó que casi me muero, ni más ni menos. No por covid, estaban preocupados por si tenía o no covid, parecía en una caza de brujas. Me descompensé. Yo naturalicé todas las peleas que di, pensé que era normal, la del gobierno, la del aborto. Naturalicé que una moto me pase por arriba de mis pies. Si fuera un celular, no me quedé sin batería ni me quemé el cargador”, graficó.

“No sabía cómo contarle a mi familia que me estaba muriendo”, continuó. “Mi hija de ocho años me había dicho ‘vos te ocupás de todos mis amigos y no te ocupás de vos’. Y fui tirando de la cuerda. Salí airosa, y eso tiene un costo”, afirmó, y volvió sobre el tema del coronavirus. “Si lo hubiera tenido, ¿cuál es el problema? Pero no lo tuve”, señaló, y habló de la salud de su madre, que sí contrajo la enfermedad, y que luego de atravesar un cuadro complicado, se encuentra en franca mejoría.

“La primera semana la pasó sin síntomas, ahora está en una sala común. Agradezco a todos los que rezaron. Está muy bien, hoy me mandó un audio hermoso. Mi papá también. Mi hija está muy bien, de viaje con su papá. Y no quiero dar muchas explicaciones, porque se las doy a quienes quiero. Las operetas me van a causar gracia, después de tocar fondo no me quiero ni calentar”, afirmó, antes de la intervención de los panelistas.

“No es extraño que tu cuerpo hablara”, señaló Carlos Campolongo y Viviana contó que el primer alerta lo advirtió el día de la marcha de las piedras, algo que avaló su compañero Juan Dragani, que lo había notado al aire. “Me replanteé hasta mi vida como madre”, reconoció. “Los que acompañamos, respetamos los silencios. Quería aclarar eso, a veces hay que callar en relación a los que preguntan”, aportó Eduardo Battaglia.

Fuente: TELESHOW