Namir y Didier Cáceres fallecieron tras las graves heridas provocadas por las llamas. Sus familiares y amigos los despidieron por las redes sociales.

Didier Jesús Cáceres, de 27 años, falleció ayer luego de cinco días de internación. El 80% de su cuerpo estaba quemado. Su hermano, Namir, 21 años, perdió la vida en el acto, también por las llamas. Son dos de las tres víctimas fatales de los incendios forestales en el norte de Córdoba.

La tragedia encontró a los jóvenes Cáceres el sábado pasado, cuando viajaban en un Ford Ka por la ruta 9 en las cercanías la localidad de San José de la Dormida, situada en el departamento Tulumba, a 125 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

El fuego avanzaba sobre la ruta. Según pudieron reconstruir las autoridades locales, los hermanos decidieron regresar para ayudar ante las llamas que acechaban, amenazantes, sobre algunas viviendas. Ambos tenían formación militar, ya que habían hecho sus estudios secundarios en el Liceo Militar General Paz, una de las escuelas más tradicionales de la provincia.

Namir fue encontrado calcinado en el auto. No pudo escapar. Su hermano, Didier, llegó a bajar pero no hizo a tiempo de evitar el fuego. Las heridas que sufrió fueron graves y le dejaron casi la totalidad de su cuerpo quemado. Tras ser internado en el Instituto del Quemado, de la ciudad de Córdoba, el joven no resistió a las quemadaruas y su corazón dejó de latir en la noche del miércoles.