La policía había dicho que Florencia Magalí Morales se había suicidado en la celda. Había sido detenida en abril de 2020 por violar la cuarentena. Piden que sea caratulada como femicidio.

Una nueva pericia determinó que Florencia Magalí Morales, la mujer de 39 años detenida por violar la cuarentena en abril de 2020 y encontrada muerta en una celda en una comisaria en San Luis, fue estrangulada. El peritaje desmiente la versión policial de que la mujer se había suicidado.

Los abogados que representan a la familia de Florencia Magalí Morales, pidieron que el caso se investigue como un femicidio y que se impute a los cuatro policías que se hallaban en la seccional al momento del hecho.

El abogado Federico Putelli explicó a la agencia Télam que el pedido se basa en los peritajes criminalísticos que fueron incorporados al expediente que aseguran que Morales murió como consecuencia de una «asfixia por estrangulamiento», por lo que se descarta la hipótesis del suicidio «y se confirma el femicidio».

Ante esta situación, el letrado presentó un escrito en el que solicitó al juez de la causa, Jorge Pinto, “la ampliación del sumario, la recalificación de la causa” y que se indague a los 4 policías imputados por “homicidio agravado, lo que técnicamente constituye femicidio”.

Putelli aclaró que el pedido, se basa en lo aportado por el trabajo forense de Vanina Elizondo y Mónica Chechi, profesionales de parte, que actuaron junto a los forenses del Poder Judicial, y adelantó que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, constituida en parte de la causa también, requerirá “la ampliación de la imputación”, teniendo en cuenta los resultados revelados.

Por otra parte, y dentro del mismo estudio, el abogado agregó que el cordón con el que se encontró a la mujer, supuestamente suicidada en la celda de castigo, también fue peritado y los resultados revelaron que “no pertenecían al buzo que vestía al momento de su muerte” y “se trata de un elemento ajeno que no sabemos cómo llegó al hecho”. (Perfil)