La hija de Diego dejó en claro cuál es su postura y deslizó una indirecta para aquellos que salieron a hablar del tema.

Luego de casi dos décadas, habló por primera vez Mavys Álvarez, la joven cubana que fue pareja de Diego Maradona cuando ella tenía tan solo 16 años. “Yo era una niña. No tenía maldad ninguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no”, expuso. Sus declaraciones provocaron todo tipo de comentarios.

La entrevista que la mujer le concedió a un medio de Miami trajo repercusiones en Argentina y en Intrusos hablaron con uno de los amigos de Maradona de esa época. Además, recordaron que el Diez había viajado a Cuba para tratar sus adicciones.

Omar Suárez, el dueño del boliche “Cocodrilo” y amigo de Maradona en esa época, intentó defender al ex futbolista al explicar que él “no quería abusar de la menor, tenía una enfermedad que no podía controlar”. Esto, a raíz de las críticas que recibió el fallecido deportista por haberse metido con una menor de edad.

Además, aclaró que la joven fue “un gran amor” de Maradona. “En 2001 la quería traer en un caja. Cuando me enteré de eso, fui a hablar con Guillermo Coppola. Después de un tiempo, Fidel Castro firmó una autorización y Mavys pudo salir de la isla para venir a Buenos Aires”, comentó.

Sin embargo, esta historia no tuvo un final feliz. Según comentó Suárez, la joven cubana “cayó en las adicciones por su relación con Diego”.

En medio de la polémica, Gianinna Maradona explotó y apuntó contra los que opinan de la vida de su papá. «No vi la entrevista de Intrusos, no tuve el honor. Sin embargo, sé qué entre esas personas solo hay un fin: lastimar. Medir a cualquier precio”, publicó en Twitter.

Además se manifestó al respecto Instagram, donde no dudó en apuntar contra todos los que opinan sobre la vida privada de su papá. “Hijos de pu… ni la muerte les deseo, simplemente porque allá arriba también le romperían las pelotas”, disparó.