Córdoba, Salta y Mendoza pidieron la apertura de sus aeropuertos internacionales y harán una prueba piloto. Requerirán esquemas completos de vacunación y cuarentena obligatoria

En un contexto de contagios de coronavirus a la baja, y mientras la variante Delta demora su impacto en la Argentina pese a haber superado el umbral de la circulación comunitaria, el Gobierno nacional sigue avanzando en la flexibilización de las restricciones ante la pandemia. En las últimas horas, fuentes de la Casa Rosada confirmaron que autorizarán el ingreso de turistas uruguayos y chilenos a partir del 6 de septiembre.

Si la experiencia resulta convincente y la evolución de la pandemia lo permite, la perspectiva es continuar con pasajeros de otros países latinoamericanos, norteamericanos y europeos.

De acuerdo a la última disposición de la Dirección Nacional de Migraciones, a partir del 6 de septiembre los gobernadores provinciales podrán proponer la implementación de una “experiencia piloto” de ingreso de extranjeros provenientes de esos países vecinos solo con esquemas completos de vacunación y cuarentena obligatoria. En el Gobierno prevén que la apertura de las fronteras al turismo extranjero sea progresiva.

En efecto, Córdoba, Salta y Mendoza realizaron este viernes un pedido de apertura de sus aeropuertos internacionales y algunos de sus pasos fronterizos para recibir desde el exterior a argentinos, residentes y a turistas de Uruguay y Chile. Según informó Clarín, representantes de las tres provincias elevaron el pedido en una reunión que mantuvieron con la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, y la directora de Sanidad de Fronteras, Claudia Madies.

Al no ser provincia fronteriza, Córdoba solicitó abrir únicamente su aeropuerto. Mendoza, además de su terminal aérea internacional, pidió por el paso fronterizo del Cristo Redentor. Salta, por su lado, gestionó la recepción de pasajeros internacionales por la vía aérea, y de chilenos y argentinos desde el Paso de Sico.

Fuente: TN