La Asociación Trabajadores de la Educación de Neuquén solicitó al gobierno provincial la construcción “de manera urgente” de un establecimiento educativo en el paraje Aguada San Roque, tras el accidente ocurrido el 29 de junio.

La Asociación Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) solicitó este miércoles al gobierno provincial la construcción “de manera urgente” de una nueva escuela en el paraje Aguada San Roque, tras la explosión ocurrida el 29 de junio pasado que causó la muerte de tres personas, informaron fuentes gremiales.

El siniestro se produjo en una ampliación de la escuela albergue del paraje neuquino ubicado a 160 kilómetros de la capital provincial, en el corazón de los yacimientos de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, ocasionando la muerte de los operarios Nicolás Francés y Mariano Spinedi en forma inmediata y el deceso 14 días después de la docente Mónica Jara.

La vocal gremial del Consejo Provincial de Educación (CPE), Fany Mansilla explicó a Télam que “lo que hicimos hoy responde a una demanda expresada por la comunidad porque los niños y sus familias no quieren volver a la escuela que explotó”.

“Necesitan un lugar nuevo que los ayude a superar toda esta situación y no que les recuerde todo el tiempo porque la comunidad está muy golpeada, muy sentida, muy dolida y por eso no quieren volver a esa escuela”, dijo.

En la presentación efectuada al CPE, el gremio docente señala que “la idea de pensar otra escuela, otro lugar físico para esa otra escuela, reside en la importancia de entender que un lugar de dolor y muerte no es habitable como espacio educativo y el edifico antes mencionado representa eso”