El territorio de Afganistán recibe ayuda de Estados Unidos, para evacuar personas, mientras que el ministro británico de Defensa está dispuesto a rescatar animales refugiados.

Ben Wallace, ministro británico de Defensa, anunció este miércoles que autorizará la evacuación aérea de Kabul, capital de Afganistán, de perros y gatos sacados de un refugio por un exmarine, que fletó un avión para rescatar al personal afgano y a los animales.

Cuando miles de afganos intentan huir tras el regreso al poder de los talibanes, al temer que apliquen de nuevo sus métodos represivos, el asunto genera debate desde hace días en el Reino Unido.

«Si llega con estos animales, buscaremos una franja horaria para su avión», publicó en su cuenta de Twitter Wallace acerca de Paul Farthing, un exsoldado que abrió un refugio de animales en Kabul y quiere evacuar a unos 140 perros y 60 gatos.

Farthing, por su parte, creó una ONG destinada a salvar perros callejeros y burros maltratados. Además trabajó para crear conciencia sobre el bienestar animal.

En la actualidad, también pide ayuda a su Gobierno para evacuar a 71 personas. Un grupo de ciudadanos que no entran en las categorías de personal afgano que van a ser rescatadas por las autoridades británicas: no son ni trabajadores del Gobierno ni traductores.

En tanto el funcionario indicó que no daría «prioridad a los animales sobre los hombres, mujeres y niños desesperados que llaman a la puerta».