Es fácil de aprender, intuitivo y promueve pensamiento, lo cual lo convirtió en uno de los artículos más codiciados en el Día de las Infancias.

Coloridos y blanditos: los Pop It no son más que juguetes sensoriales y antiestrés de silicona que son furor en el mundo. Según cuentan los jugueteros, son lo más vendido en el Día de las infancias 2021.

A simple vista parece una cubetera de silicona, pero sus burbujas tienen el mismo tacto que las burbujas del mítico plástico desechable. Y lo más importante: al moverlas suena igual que cuando las explotás, con la diferencia de que la silicona es reutilizable una y otra vez, por lo que las burbujas nunca se acaban.

Brinda la sensación de que se explotan, pero nada más lejos de la realidad, por lo que cuando termines de jugar podrás empezar de nuevo. Así de sencilla es la dinámica que tiene atrapados a los niñas y niños que convirtieron a este juguete en un objeto sumamente codiciado cuyo precio varía significativamente según donde sea adquirido.

¿Realmente relajan?

También conocidos como Fidget Toys, este tipo de juguetes fueron creados para manipular, presionar o estrujar para aliviar el estrés, trastornos de ansiedad, hiperactividad o problemas de concentración en las infancias pero su uso se extendió a un público más amplio.

Según una investigación liderada por Katherine Isbister, de la Universidad de California, a algunas personas manejar nerviosamente un objeto les ayuda a mantenerse concentrados durante tareas o reuniones largas o a encontrar la calma.

“Aunque la investigación aún está en curso, la experiencia práctica de los terapeutas y las reflexiones de adultos y niños sugieren que pueden ser útiles para el apoyo emocional y cognitivo”, apunta en un artículo de The Conversation

Fuente: Minuto Uno