Un informe difundido por La Cornisa brinda detalles sobre la existencia de una planilla de inoculación, compuesta por 80 personas, en donde 7 son fallecidos. Referentes locales denunciaron también irregularidades en la campaña.

Una reciente denuncia contra el gobierno de Gildo Insfrán en Formosa, y que recae sobre la campaña de vacunación en la provincia, informó respecto de la presunta utilización de ciudadanos muertos en las planillas.

Nadia, hija de Agustín Rufino Acosta y quien falleció el pasado 23 de octubre, expresó que su padre fue invitado a recibir la vacuna el pasado fin de semana a la escuela Nº217 en el barrio Bernardino Rivadavia.

Dicho descubrimiento fue realizado a través del listado de vacunación del Gobierno provincial. Acto seguido, denunció la ejecución del procedimiento similares en otras personas fuera de su círculo íntimo, según una investigación elaborada por La Cornisa.

El programa expone sobre la existencia de un listado de 80 personas, en donde 7 estaban muertas. En consecuencia, pudieron dilucidar que casi el 10% del padrón está conformado por fallecidos y que sólo se utilizaron el 21% de las vacunas. No se sabe el destino de 8 de cada 10 vacunas enviadas a una escuela de la capital formoseña.

El ex intendente radical de la ciudad, Gabriel Hernández, asegura que el Gobierno utiliza el padrón electoral para vacunar. Asimismo, Gildo Insfrán se ha resistido a modificar los padrones en los que figuran personas fallecidas y ciudadanos paraguayos.

En concordancia, el domingo 7 de marzo la administración de Insfrán convocó a adultos mayores de 85 años para ser inoculados. La concejal Gabriela Neme, detalló que solo se vacunaron 17 personas sobre las 80 dosis enviadas.

En Formosa no existe una inscripción online para vacunarse. Los ancianos se enteran de manera espontánea en qué escuelas se vacuna y, en caso de que reciban dicha información, se presentan sin turno previo.

Fuente: Perfil