Los ensayos ya se iniciaron en los Estados Unidos con 60.000 participantes.

El gigante farmacéutico Johnson & Johnson anunció este miércoles que comenzó con la etapa final de la prueba de su vacuna contra el coronavirus, que busca ser eficaz con una sola dosis y así frenar el avance de la pandemia que comenzó en marzo y que desde entonces ya provocó más de 970.000 muertes a nivel global.

De acuerdo con lo publicado por el diario The Washington Post, los ensayos ya se iniciaron en los Estados Unidos con 60.000 participantes y tendrán lugar también en la Argentina y en otros países como Sudáfrica, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. Este proyecto es el cuarto que entra en el país en la fase 3, que determinará tanto su efectividad como su seguridad.

En medio del desaliento generado por las pruebas en la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, que registraron efectos secundarios en dos pacientes, Paul Stoffels, director científico de Johnson & Johnson, estimó que puede haber suficientes datos para tener resultados hacia fin de año.

Además, Stoffels dijo que la compañía planea fabricar mil millones de dosis en 2021. La investigación y los ensayos clínicos de esta vacuna está liderados por la empresa Janssen Pharmaceutical Companies, una división de la multinacional Johnson & Johnson, pero en la misma participan numerosos institutos y centros de investigación estadounidenses.

En un comunicado facilitado hoy por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos, el director de este Instituto apunta la probabilidad de que se requieran varios tipos de vacunas para atender la demanda mundial, y subrayó que el «candidato» que prueba Janssen demostró ya que es un fármaco «prometedor».

La principal ventaja que tiene esta vacuna por sobre las otras que avanzaron a la misma fase de pruebas tiene que ver con su dosificación: la compañía está probando una dosis única, mientras que las otras vacunas requieren una segunda inyección tres o cuatro semanas después de la primera para desencadenar una respuesta inmunitaria protectora.

Además, según reportes de agencia de noticias, la sustancia en la que trabaja se puede almacenar en forma líquida a la temperatura de heladera por tres meses, mientras que dos de los candidatos favoritos deben congelarse o mantenerse a temperaturas ultrafrías para un almacenamiento a largo plazo.

Fuente: Clarín