Los focos de protesta se multiplicaron en todo el país y hubo pancartas con cientos de reclamos.

Otro sábado de masivas protestas contra el Gobierno. El #19S tuvo su epicentro en el Obelisco, pero se replicó en varios puntos del país con una arenga principal en la convocatoria a través de las redes sociales: “Que se vayan todos”. Sin embargo, detrás de esa frase se encolumnaron una serie de consignas.

El avance de la administración del Frente de Todos sobre la Justicia y la crisis económica tomaron la delantera en la batería de reclamos. En la última semana, los disparadores fueron el cepo reforzado al dólar anunciado por el Banco Central, y la remoción de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli.

Pero más allá de demandas puntuales, predomina un escenario que tuvo al 17A -protesta similar a la de este sábado que sucedió hace poco más de un mes- como punto de partida. Entre los ciudadanos que no adhieren al Gobierno nacional crece la sensación de que la vicepresidenta es la que tiene las riendas de la gestión en estos momentos, y no Alberto Fernández.

Aquel 17 de agosto marcó una bisagra. Entonces, el reclamo fue principalmente por la reforma judicial y la percepción de que su verdadera intención es garantizarle impunidad a Cristina Kirchner. Pero desde entonces, el Gobierno subió el nivel de confrontación. Tanto en las medidas como en el discurso del Presidente.

“Quiero un gobierno que hable desde la verdad. Quiero que vuelva la verdad a mi país. Como me criaron mis padres y como yo crío a mis hijos. Voy a apoyar siempre a cualquier gobernante, pero los que gobiernan ahora hacen de la mentira una virtud. Y me duele horrores”, comentó una mujer que se manifestó en el Obelisco.

“Vengo por la democracia y la libertad. Quiero tener libertad de palabra, de movimiento. Eso es lo que quiero para mi país”, agregó una manifestante frente a la residencia presidencial.

Fuente: TN