Él no la alojó, entonces la mujer de 32 años se tuvo que volver. El «novio» fue denunciado por violencia de género. Tuvo que acompañarla hasta Salta. Nadie explica cómo ella pudo sortear los controles en las provincias.

Una mujer salteña de 32 años de edad, Sabrina Lampaya, viajó a dedo desde su provincia nada menos que hasta Santa Cruz (hasta Caleta Olivia para ser más exactos) para encontrarse con su «novio en redes sociales», Luis Patata de 29 años, con quien habían entablado esa relación de manera virtual.

La mujer caminó desde su ciudad de residencia hasta la capital salteña, donde hizo dedo y fue trasladada por distintos camioneros que viajaban hacia el sur. Así, logró llegar por la Ruta Nacional 3 hasta Ramón Santos, en el límite entre Chubut y Santa Cruz.

En esa región del país, la mujer bajó de un camión e intentó cruzar el límite entre ambas provincias por una zona de playa. Fue detenida por la Policía de Santos Lugares. “Tenía el permiso nacional pero para entrar a Santa Cruz tienen que sacar un permiso que es de la provincia”. En relación a cómo llegó, señalaron que “los camioneros le venían haciendo un favor y la traían por tramos”.

La Policía de Santa Cruz le labró un acta por incumplimiento de las normas decretadas por pandemia y por estar transitando sin la autorización requerida por el Comité Operativo de Emergencia (COE) de esa provincia.

Sabrina fue trasladada al Puesto de Control en el ingreso de Ramón Santos y llamó a Luis para explicarle lo que había sucedido y avisarle que no la dejaban ingresar. Él viajó en un remís desde la ciudad de Caleta Olivia hasta allí para buscarla.

Ella subió al auto pero, al llegar al ingreso norte de la ciudad, los pararon de nuevo y personal del COE le consultó si se hospedaría en la casa del hombre y él respondió que no. Entonces, al no tener un lugar para ir a hacer la cuarentena, la enviaron de vuelta hasta el puesto de control de Ramón Santos y tuvo que quedarse en un tráiler.

A la vez el COE denunció a Luis Pastata en la Justicia Federal, por haber incitado a la mujer a viajar hasta Santa Cruz, teniendo en cuenta que sería posible foco de contagio de COVID-19 y por violencia de género, al haberla dejado a la deriva en el ingreso a la provincia. En la medianoche del sábado, el hombre pasó a buscar a Sabrina y juntos encaminaron el regreso hasta Salta.