La mediática, que reside en Panamá desde fines de 2020, aseguró que hoy le da valor a la riqueza espiritual.

A fines del 2020, Silvina Luna (41) tomó la decisión de instalarse en Panamácon el objetivo de comenzar una nueva etapa en su vida. Allí se dedica al coaching ontológico junto a un grupo de personas y asegura que su vida es muy austera.

«Cuando comenzó la pandemia empecé a soñar con la idea de vivir en un lugar en conexión con la naturaleza y conmigo misma. A fin de año llegué a este lugar, hacía cuatro años que venía de vacaciones, pero esta vez sentí que era una oportunidad para quedarme, y probar aquello que habia imaginado», aseguró Luna en sus redes sociales desde las paradisíacas playas de Bocas del Toro.

«Me terminé enamorando de este lugar, me encontré, y conocí un grupo de amigos con valores similares y búsquedas compartidas (llevar a la acción y buscar aliados para lo que querés puede ser un gran segundo paso en el rediseño). Hoy decido transitar mis días aquí, encontré una oportunidad para desarrollar mis proyectos personales y profesionales», explicó la ex Gran Hermano.

En diálogo con revista ¡Hola!, la modelo explicó qué hace para sostenerse económicamente y dio detalles de su emprendimiento.

«Es un espacio holístico con experiencias transformadoras. Hacemos talleres online sobre diferentes disciplinas relacionadas con el bienestar, con referentes que tuve el gusto de conocer y que me hicieron muy bien. Y estoy armando unos retiros presenciales en Bocas del Toro, con referentes internacionales. Una especie de detox mental en este paradisíaco lugar», contó.

A la vez, Silvina detalló que su vida en el Caribe es muy distinta a la que tenia en Buenos Aires. «Mi vida en Bocas del Toro es muy austera y serena. Cuando amanecés todos los días a las 5:30 AM junto a este mar, con este sol y esta brisa, sos muy rica. Trabajo en la abundancia. Dedico todo mi día al desarrollo de mis proyectos, pero también disfruto de la riqueza espiritual de este momento de mi vida», agregó.

«Tener la chance de elegir qué hacer, dónde quiero estar y proveerme las cosas básicas me hace inmensamente feliz. Mis días acá son simples y conscientes. Tengo un grupo de amigos con los que salimos y nos divertimos mucho. Me alimento de modo saludable, descanso bien, hago deportes y trabajo mucho generando contenido», añadió la modelo.

En otra oportunidad, una seguidora le había preguntado de manera picante «¿De qué vivís?». A lo que Luna le había respondido con mucha calma: «Me mata tu pregunta, en privado te cuento todo lo que genero, dale. Trabajo mucho y duro en mis proyectos, por eso estoy acá».

«El que tiene plata puede hacer cualquier cosa», le había dicho otro usuario de Instagram a la flamante coach, al que también le devolvió un comentario. «Creo que esa es una creencia limitante la que tenés. Pensar diferente te abre otras posibilidades», reflexionó Silvina

Fuente: Clarín