Mensaje de la Iglesia Católica: «No es ilícito eliminar una vida humana»

La Iglesia volvió a rechazar con una misa en la Basílica de la Virgen de Luján el proyecto que promueve la legalización del aborto.

La ceremonia tuvo el lema «Sí a las mujeres, sí a la vida» y fue encabezada por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) Oscar Ojea, que se pronunció en contra de la propuesta que impulsa el Gobierno. «Hay vida desde la concepción, no es lícito eliminar una vida humana», fueron algunos de los planteos que hizo al comienzo de su discurso. Se desarrolló en el Día Internacional de la Mujer, previo a que colectivos feministas reclamen la legalización del aborto.

Fue la segunda vez que la Iglesia hace una misa para pronunciarse en esta línea, ya que Ojea había liderado una ceremonia en 2018, también en Luján, previo a que el Senado finalmente rechazara la interrupción del embarazo. En esa oportunidad calificó a la práctica no como un derecho, sino como «un drama».

Afirmó que «millones de argentinos y argentinas, creyentes y no creyentes, tienen la profunda convicción de que hay vida desde la concepción y que una persona distinta de su madre va desarrollándose en su seno». En ese contexto, consideró que «es injusto y doloroso llamarlos antiderechos o hipócritas». «Valoramos y defendemos los derechos de toda vida y de cada vida, de toda mujer y de cada niño o niña por nacer», indicó.

Dijo también que «no es lícito eliminar ninguna vida humana, como afirma nuestra Constitución Nacional» e indicó que la vida «es el primer derecho, y sin él no puede darse ninguno más», ante el inminente envío del proyecto de legalización del aborto del Poder Ejecutivo al Congreso. Advirtió que la Argentina vive tiempos «donde es necesario discernir prioridades y no elegir temas que enfrenten a los ciudadanos, porque se atraviesa una situación extremadamente delicada, altos niveles de pobreza e indigencia».

En el Día Internacional de la Mujer, hizo una fuerte condena contra la violencia de género. «Deploramos con todas las fuerzas de nuestro corazón la crueldad de los femicidios y todo tipo de violencia y discriminación ejercida contra las mujeres. Condenamos el abuso en todas sus formas sexual, psicológico, y de poder, cualquiera sea el ámbito en el que se produzca, en la familia, en el trabajo, la escuela, en la calle y dolorosamente lo decimos también en la Iglesia», planteó.

Tambien explicó que respaldarán «la implementación de una educación sexual integral» aunque aclaró que se debe «respetar los idearios» de cada escuela. Indicó además que acompañarán «todas las políticas sociales que favorezcan la atención de las mujeres embarazadas, especialmente en situaciones de conflicto y vulnerabilidad».

Cabe recordar que el titular de la CEA Oscar Ojea cuando anunció la misa a mediados de febrero pasado, cuestionó las afirmaciones que indican que la mujer «es dueña de usar su propio cuerpo». «Nosotros defendemos toda vida y cada vida, los derechos de todos y de cada uno», planteó, y explicó que pedirá por «la protección de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural».

También recordar que el domingo pasado en la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso, el presidente Alberto Fernández adelantó que enviaría «un proyecto de ley de interrupción del embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y le permita a las mujeres acceder al sistema de salud», al plantear que «la sociedad debe respetar a sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos». Dijo que «el aborto sucede, es un hecho» y recordó que la legislación vigente es de 1921, lo que consideró «ineficaz desde un criterio preventivo».